24 de abril de 2018

Nika Turbiná, 3 poemas 3


Fotografía de Saul Leiter




¿Saben escuchar la lluvia con los dedos?
Es muy fácil.
Toquen con la mano la corteza del árbol,
temblará bajo sus yemas
como un caballo mojado.
Toquen con la mano
el vidrio de la ventana por la noche,
¿lo escuchan?
Le teme a la lluvia
pero debe protegerme
de las gotas.
Las acariciaré con mis dedos
a través del cristal.
¡Lluvia!
Puerta, 
escuchame puerta,
¡dejame salir!
El murmullo de los ríos invadió la avenida.
Quiero escuchar la lluvia con los dedos
para componer música.

1981



Fotografía de Mario Sorrenti





LA LLUVIA. LA NOCHE. LA VENTANA ROTA

La lluvia. La noche. La ventana rota.
Y los trozos de cristal
congelados en el aire
como las hojas
que no alcanza el viento.
Y de pronto, el estrépito…
Exactamente así
se rompe la vida de una persona.

1981




Fotografía de Tim Flach





LOS CABALLOS EN EL CAMPO

Los caballos en el campo,
el pasto alto.
Los caballos en el campo
bajo la luz de la madrugada.
El rocío corre rápido,
tiene que saciar toda la hierba
antes de que amanezca.
Los caballos en el campo,
el chasquido de sus cascos.
El relincho silencioso,
el roce de la montura.
El sol como un globo
alejándose de la Tierra,
tiende hacia las crines
sus dedos calientes.
Los caballos dejarán el campo
pero hasta la noche
en el pasto aplastado
quedarán las huellas
de sus cascos.

1981




Nika Turbiná (*)
(Yalta, URSS 1974 - Moscú, Rusia, 2002)
POETA/ACTRIZ
de la antología La infancia huyó de míEditorial Llantén, 2018
Traducción de Natalia Litvinova
(*) A la edad de 10 años publicó su primera obra, Cuaderno borrador
que vendió 30.000 ejemplares en la Unión Soviética. 
En 1985 obtuvo el León de Oro en el Festival Internacional de Poesía de Venecia. 
Este premio solo lo había ganado otra rusa, Anna Ajmátova. 
Falleció a los 27 años al caer del quinto piso de su edificio.
para leer más en: JOT DOWN

21 de abril de 2018

Inmaculada Mengíbar, 3 poemas 3 (II)


Poster Marilyn Monroe y James Dean



AFECTOS ESPECIALES

Como algo inevitable que se va posponiendo
y acaba por llegar,

me agarro de tu nuca
para no despeñarme
en el abismo
de mi propio deseo,

pero tu cuerpo es también un precipicio,
y tu boca un abismo de beso último y triste.

¿Y ahora
Qué va a ser de nosotros?






Marilyn Monroe y James Dean, Chelsea Hotel, New York, 1954





LA ATRACCIÓN DE LOS OPUESTOS

Y como soy tan aire
-le explicaba-,
sólo puedo quedarme junto a alguien
si sabe retenerme.

Y él tan tierra:
¿Y cómo se coge el aire?





Marilyn Monroe, 1940



INSPIRACIÓN

De los poemas, a veces,
como de tantas cosas en la vida, uno sabe
con más seguridad el final que el principio.







Inmaculada Mengíbar
(Córdoba, España, 1962)
de Pantalones blancos de franela, Hiperión, 1994
para leer MÁS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...