La mujer escribe y eso es lo que importa










24 de julio de 2017

Elena Barrio, Acabar con todo esto (+1)


Fotografía de Olga Anna Markowska


ACABAR CON TODO ESTO

No sé si quiero renunciar
                                   a mi dentadura
                                   a mis huesos fuertes
                                   a mi cabellera brillante
                                   a las pocas dioptrías negativas que me quedan
                                   a la piel firme y entera de mi estómago.

No sé si quiero perder el dominio sobre mi vejiga y
                                   tener que andar todo el día comprimiendo unas bolas
                                   chinas en mi interior para evitar el pañal para adultos.

No sé si quiero renunciar
                                   a mi silencio
                                   a mi alimentación improvisada
                                   a las noches en vela por un libro demasiado interesante
                                   a mi habitación limpia, con olor a lavanda,
                                   a mi sueño en fin de semana, profundamente invernal.

No sé si quiero vivir a través de alguien,
cuando mi vida me basta bien.
No sé si soy tan generosa.
No. Diría que no lo soy.
No aún, por lo menos.

Quizás no sea mamá.
Quizás borre del horizonte “lo mejor que me puede pasar en la vida”.
Quizás no traiga a nadie nuevo a este lugar extraño para que también,
si me sale mujer,
tenga que plantearse todo esto.

leído (y + para leer) en OCULTA.LIT




Fotografía de Olga Anna Markowska



TEMO DE VERAS EL DÍA

temo de veras el día
en el que todo el odio que estáis sembrando en mí,
estalle y se lleve a un alma inocente por delante.
de verdad, temo mis adentros, mis sombras,
temo toda la ira que resuena en mí
por haber nacido mujer en este mundo,
carne vacía.





Elena Barrio
(Barcelona, España, 1990)
para leer una entrevista en: CULTURAMAS
para leer más en: LA TRIBU
su TWITTER
su BLOG

23 de julio de 2017

Míriam Ferradáns, 2 poemas 2



Fotografía de Jessica Tremp


A veces escuchábamos al lobo 
y mordíamos la lengua hasta hacernos sangre.

Hay fluidos que impiden la palabra:
tragas o te ahogas.
Es así como la epiglotis nos induce 
a la orgía del silencio,
al envenenamiento,
al ritual de la negación.

El día que entraron los pájaros
estábamos de espaldas a la ventana.
Vinieron contra nosotros y nos dejamos comer. 

Fue un canibalismo amable, como amar,
y como amar había premeditación en la dentellada.



Ás veces escoitabamos o lobo
e trababamos na lingua ata facernos sangue.

Hai fluídos que impiden a palabra:
tragas ou esganas.
É así como a epiglote nos induce
á orxía do silencio,
ao envelenamento,
ao ritual da negación.

O día que entraron os paxaros
estabamos de costas á ventá.
Viñeron contra nós e deixámonos comer.

Foi un canibalismo amábel, como amar,
e como amar había premeditación na dentada.



Ás vezes escutávamos o lobo 
e mordíamos a língua até fazer sangue.

Há fluídos que impedem a palavra:
tragas ou esganas.
É assim como a epiglote nos induz
à orgia do silêncio,
ao envenenamento,
ao ritual da negação.

O dia que entraram os pássaros
estávamos de costas à janela.
Vieram contra nós e deixamo-nos comer. 

Foi um canibalismo amável, como amar,
e como amar havia premeditação na dentada.



Fotografía de Jessica Tremp


Vinieron en grupos organizados y les llamaron bandadas.

Alguien dijo que el nombre científico lo determinaba el azar
o la mitología.
Luego la sangre dispone la casta.

Entonces entraron los pájaros y deshabité la casa.

No fueron proyectil contra la ventana
porque estaba abierta
nadie los pudo acusar de invadir nuestro espacio
porque estaba abierta.

─Dicen que siempre están abiertas las ventanas de las casas de los pobres.





Viñeron en grupos organizados e chamáronlles bandadas.

Alguén dixo que o nome científico o determinaba o azar
ou a mitoloxía.
Logo o sangue dispón a caste.

Entón entraron os paxaros e deshabitei a casa.

Non foron proxectil contra a ventá
porque estaba aberta
ninguén os puido acusar de invadir o noso espazo
porque estaba aberta.

─Din que sempre están abertas as ventás das casas dos pobres.



Vieram em grupos organizados e chamaram-lhes revoadas.

Alguém disse que o nome científico o determinava a fortuna
ou a mitologia.
Depois o sangue predispõe a casta.

Então entraram os pássaros e desabitei a casa.

Não foram projéteis contra a janela
porque estava aberta
ninguém os pôde acusar de invadir o nosso espaço
porque estava aberta.

─Dizem que estão sempre abertas as janelas das casas dos pobres.




Míriam Ferradáns
(Bueu, Pontevedra, España, 1982)
POETA/TRABAJADORA SOCIAL
de Deshabitar unha casa, 2017
XX Certamen Francisco Añón de Poesía, 2016
Traducciones de Genaro da Silva y José Pinto
extraídos de: TR3SREINOS
para leer más sobre ella en: PRAZA PÚBLICA
y en: CADERNO DA CRÍTICA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...